Acerca de nosotros

Somos un grupo de cursillistas que vivimos en Canadá y queremos ser fieles al Carisma Fundacional del Movimiento. Carisma recibido por Eduardo Bonnín, fundador del mismo. Nuestro deseo es propagar el Carisma del Movimiento. De esta manera se podrá continuar con lo que Eduardo fundó. Evitando así las desviaciones, modificaciones o agregados que con buena intensión se hacen pero que se alejan de lo que son verdaderamente los Cursillos de Cristiandad.

Eduardo define así:

"El Cursillo de Cristiandad es un movimiento que, mediante un método propio, intenta, y por la gracia de Dios, trata de conseguir que las realidades esenciales de lo cristiano, se hagan vida en la singularidad, en la originalidad y en la creatividad de la persona, para que descubriendo sus potencialidades y aceptando sus limitaciones, vaya tomando interés en emplear su libertad para hacerlas convicción, voluntad para hacerlas decisión y firmeza para realizarlas con constancia en su cotidiano vivir personal y comunitario".

Nuestro objetivo

Nuestro objetivo es ir logrando que, por la gracia de Dios y las oraciones de muchos, haya cristianos verdaderos en todas las arterias vivas del humano existir, y que sin desgajarse de él, sepan adoptar una aptitud convencida y decidida que les ponga en disposición de ir descubriendo en sí mismos y desde sí mismos, en los demás y entre los demás, la trayectoria viva que lo cristiano vivo va avivando en ellos y en su entorno, al polarizarse, encarnarse, expresarse y comunicarse, a través de los que, en la arena de lo cotidiano, saben ser luz e impulso para los demás, con tanta naturalidad, que la multiplican y la contagian por su manera personal, radical y espontánea de realizarla desde la firme convicción y la plena libertad del que se siente hijo de Dios.

Hablar de libertad sin contar con la libertad interior de uno mismo, es olvidarse del último y decisivo eslabón con que termina y se conecta a la persona la cadena de libertades de cualquier clase o tipo que sea, que vaya consiguiendo. (Eduardo Bonnìn Aguiló)

sábado, 28 de marzo de 2015

Empezando el 4to. Día, 27 de marzo 2015


 27 de marzo 2015

 Empezando el 4º Día
Así sale "EMPEZANDO EL 4º DÍA", ... como una cosa pequeña.
Lo de las cosas pequeñas no es una ingenuidad de niños.
Cosas pequeñas son el grano de mostaza, la levadura, la hostia del Sagrario.
Las cosas pequeñas son  algo así como ... "detalles" que mueven voluntades.
"EMPEZANDO EL 4º DÍA" es una cosa pequeña, un detalle, que sale ... de un poco de fe y un poco de sentido común, como la mentalidad de cursillos, como lo fundamental cristiano.
... aunque, en el caso de Tomeu, sale de mucha fe y de mucho sentido común.
Arsenio Pachón Gómez
Ediciones Cuarto Dia
Larga distancia sin costo en Mexico 01 800 0803942
www.cuartodia.org
Ligas de Interés
OMCC
Grupo Latinoamericano
Cusillos México
Ediciones cuarto dia
amigos del carisma

Introducción
Después de los tres días durante, los que se desarrolla un Cursillo de Cristiandad, empieza el cuarto día, que va a durar toda la vida si los cursillistas han captado y hecho suyo el mensaje recibido. 
Miguel es un cursillista del último Cursillo de Cristiandad y Jaime lleva ya muchos años viviendo esta experiencia. Por esta razón el primero ha pedido al segundo que le informe sobre algunas cuestiones que juzga fundamentales sobre las que tiene algunas dudas. El diálogo que se establece entre ellos tiene esta finalidad y supone que Miguel tiene la experiencia de los tres días del Cursillo y que, por lo tanto, no se parte de cero. No se trata, pues, de ofrecer unos conocimientos básicos sobre Cursillo de Cristiandad a quienes no los han experimentado, sino de esclarecer y remarcar ideas y principios ya conocidos.
Diálogos en el 4º día
- ¿Cómo has empezado el cuarto día?- preguntó Jaime a Miguel mientras se saludaban efusivamente como sólo lo hacen los que se alegran realmente de verse.
- Muy bien, aunque no siempre las realidades de la vida transcurren como uno desea y nos encontramos con pequeños inconvenientes que nos desequilibran demasiado.
- Esto es normal, amigo Miguel, nada ha cambiado durante los tres días del cursillo. Tú has cambiado pero el mundo sigue igual.
- Pienso que tendré que cambiar más todavía porque sospecho que esto no ha hecho más que empezar. Quisiera que me ayudaras porque me siento un poco novato en este "negocio".
-Todos somos novatos cuando intentamos ser cristianos. Mi amigo Eduardo, de quien seguramente has oído hablar, se definía como un "aprendiz de cristiano". Quien toma aires de "veterano" es que no ha entendido nada
-No obstante, me gustaría que me explicaras algunas cosas que no veo del todo claras.
Acepto en mí el hecho de la fe. Esto es tan nuevo en mi vida que me siento, en ciertos momentos, como sobrecogido. No estoy seguro de si antes la tuve o no, ahora es distinto, sé que la tengo porque la quiero tener.
- Ya sabes, "La fe es tanto creer en lo que no se ve, como dar un nuevo sentido a lo que se ve". La fe impregna toda la vida.
- Pero, Jaime, seguramente tú has tenido dudas alguna vez.
- Naturalmente que sí. Uno debe ser sincero consigo mismo y no dar por buenas explicaciones que no satisfagan; pero te voy a decir una cosa: cuando se tienen dudas por razones intelectuales o se está escandalizado por el comportamiento de ciertos cristianos más o menos significativos, no debemos preocuparnos demasiado, porque sus dudas pueden ser nuestras dudas y sus escándalos nuestros escándalos. Los que realmente deben preocuparnos son los que han echado a Dios de su corazón. A la fe hay que merecerla porque no supone ausencia de lucha y esfuerzo; pero, si la aceptas, te vas dando cuenta de que, al crecer en ti, ella misma se justifica con insospechadas evidencias. El milagro existe. Los milagros físicos suceden raramente y siempre los hay que niegan lo que para otros son evidencia, pero los milagros morales, la conversión de los hombres por la gracia de Dios, son hechos frecuentes en las comunidades cristianas realmente vivas.
-Quisiera que fuera así- dijo Miguel- Continúo sintiéndome muy contento, pero a veces tengo dudas sobre el futuro.
- No te preocupes; si se toman las medidas adecuadas no hay por qué tenerlas. Ya sabes: Reunión de Grupo y Ultreya.
- He observado, Jaime, que algunos, desde el primer momento, parece que tienen una actitud vacilante y no se acaban de decidir.
- Todos son libres y puedan hacer lo que quieran. Los dirigentes de su cursillo tienen la obligación, durante algún tiempo, de reiterar su invitación, porque, si no lo hicieran así, convertirían el cursillo en un hecho esporádico en nuestras vidas sin que éstas se vieran transformadas. No se trata de un deseo de ingerencia en su intimidad, sino sólo de ayudar a las expectativas que cada uno se haya formado. Yo creo que los dirigentes, no sólo pueden, sino que deben insistir durante el tiempo que la prudencia aconseje, porque, si no, los Cursillos habrían sido un castillo de fuegos artificiales y un fraude, haciendo promesas sin aportar los medios necesarios para cumplirlas. Eduardo decía que los tres días del Cursillo sin Ultreya y Reunión de Grupo era como si uno montara un collar de perlas y, después de tenerlas engarzadas, se olvidara de hacer el nudo que las sujeta a todas. Otra cosa sucede cuando el nuevo cursillista manifiesta con toda claridad que no está para la labor y quiere mantenerse al margen. Entonces hay que respetar su decisión, permaneciendo íntegro, no obstante, el valor de una amistad dispuesta a recordar con su presencia una experiencia difícil de olvidar. Siempre queda tiempo para una libre decisión que, desde luego, se va a respetar.

Ediciones 4° dia logo
Una editorialNO oficial.
Una editorial, apostolado de una reunión de grupo,
accionando en su 4° día.
Una editorial:
  • Libre
  • Comprometida con la verdad.
  • Con convicción de lo que hacemos.
  • Que Invita al estudio, reflexión y discernimiento sobre los temas del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.
www.cuartodia.org
Eduardo
"A mí siempre me ha gustado ser libre, creo que es la libertad lo que vale. Cuando te condicionan, empiezas a perder. Y lo peor, es cuando alguno quiere que sus faltas de ortografía se conviertan en reglas de gramática."  
Eduardo Bonnín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Boletines del OMCC