Acerca de nosotros

Somos un grupo de cursillistas que vivimos en Canadá y queremos ser fieles al Carisma Fundacional del Movimiento. Carisma recibido por Eduardo Bonnín, fundador del mismo. Nuestro deseo es propagar el Carisma del Movimiento. De esta manera se podrá continuar con lo que Eduardo fundó. Evitando así las desviaciones, modificaciones o agregados que con buena intensión se hacen pero que se alejan de lo que son verdaderamente los Cursillos de Cristiandad.

Eduardo define así:

"El Cursillo de Cristiandad es un movimiento que, mediante un método propio, intenta, y por la gracia de Dios, trata de conseguir que las realidades esenciales de lo cristiano, se hagan vida en la singularidad, en la originalidad y en la creatividad de la persona, para que descubriendo sus potencialidades y aceptando sus limitaciones, vaya tomando interés en emplear su libertad para hacerlas convicción, voluntad para hacerlas decisión y firmeza para realizarlas con constancia en su cotidiano vivir personal y comunitario".

Nuestro objetivo

Nuestro objetivo es ir logrando que, por la gracia de Dios y las oraciones de muchos, haya cristianos verdaderos en todas las arterias vivas del humano existir, y que sin desgajarse de él, sepan adoptar una aptitud convencida y decidida que les ponga en disposición de ir descubriendo en sí mismos y desde sí mismos, en los demás y entre los demás, la trayectoria viva que lo cristiano vivo va avivando en ellos y en su entorno, al polarizarse, encarnarse, expresarse y comunicarse, a través de los que, en la arena de lo cotidiano, saben ser luz e impulso para los demás, con tanta naturalidad, que la multiplican y la contagian por su manera personal, radical y espontánea de realizarla desde la firme convicción y la plena libertad del que se siente hijo de Dios.

Hablar de libertad sin contar con la libertad interior de uno mismo, es olvidarse del último y decisivo eslabón con que termina y se conecta a la persona la cadena de libertades de cualquier clase o tipo que sea, que vaya consiguiendo. (Eduardo Bonnìn Aguiló)

domingo, 27 de noviembre de 2011

Boletín mensual del OMCC

Queridos amigos en Cristo
Quiero aprovechar esta oportunidad para reconocer a los hermanos y hermanas de Cursillos que responden a nuestro Boletín del OMCC.Es un privilegio poder comunicarnos con el "mundo " de Cursillo cada mes. Australia ya no parece tan lejos de todos ustedes.

El año ya pronto llega a su fin y en este tiempo de Adviento esperamos con gusto celebrar el nacimiento del Niño Jesús. Nuestras oraciones, más que nunca necesitan incluir a los que estarán lejos de casa en esta temporada, los que no pueden celebrar, y especialmente aquellos en los países en guerra.

Palanca:Como ustedes saben el GLCC está llevando a cabo su Encuentro Nacional en Santo Domingo del 18-20 de noviembre. Pido a todos su apoyo en la oración por esta reunión importante. Unidad, amor, alegría, y sobre todo la preocupación por los demás, debe ser evidente en nuestras reuniones - a pesar de nuestras diferencias.

También les pido sus oraciones especiales para los miembros de la Comisión de Ideas Fundamentales que están trabajando en los capítulos del libro de Ideas Fundamentales.

SINCERIDAD:Santa Catalina de Siena, una vez dijo: "Si uno es lo que debe ser, pondrá de llamas todo el mundo". Esto nos lleva a la pregunta: ¿Qué fuimos creados para ser? Una respuesta sencilla sería: el objeto del amor de Dios.

En cursillo nos hemos dado cuenta que para ser cristianos sinceros todo lo que necesitamos hacer es reconocer humildemente y aceptar plenamente la realidad de que Dios nos ama. Digo plenamente, porque se trata de cada fibra de nuestro ser, nuestra cabeza, así como nuestro corazón, de hecho, todo nuestro ser.Cuando estamos seriamente integrando esta verdad en todos los aspectos de nuestras vidas, entonces podemos decir que somos cristianos sinceros.

Esta amistad con Dios es un misterio para nosotros, ya que todos somos muy conscientes de nuestras debilidades y defectos. No tiene sentido usar una máscara. Dios, de hecho nos conoce por completo, como el hermoso salmo 139 dice: "O Señor, tú me examinas y me conoces."Pero lo que se requiere es una metanoia, o cambio de actitud. En lugar de enfocarnos en nosotros mismos, cambiamos nuestro enfoque a Dios y su amor incondicional por nosotros.

San Pablo nos dice que el amor de Dios es tan grande que está más allá de nuestra comprensión. Nuestra formación como cristianos implica tener conciencia cada vez más profunda de ese amor, a pesar de y quizás especialmente, en aquellos tiempos cuando nos alejamos de él. Nuestra participación en el cursillo nos ayuda a enfrentarnos con este amor incondicional y todas sus consecuencias para nuestras vidas. Empezamos a vernos a nosotros mismos ya nuestro prójimo como realmente somos - hijos e hijas amados.

La vida en Cristo se convierte en una de continua conversión y de transformación, siempre y cuando seguimos abiertos – corazón abierto, mente abierta, los ojos abiertos, los oídos abiertos, las manos abiertas. Esta postura, que es un sello distintivo de los cursillistas, es uno de entrega total al amor de Dios. Esto lleva a la alegría de estar completamente vivo. Si somos sinceros entonces, nuestra vida se convierte en una imagen y expresión alegre del amor de Dios.

Un cristiano sincero se alinea con los marginados, se hace amigo de la soledad, sufre con los que sufren, es una luz para aquellos en la oscuridad y es una presencia liberadora a todos los que se sienten encarcelados. Pero estas cosas no son un fin en sí mismas, ni hechos con la esperanza de una recompensa futura. Son los frutos de la amistad del cristiano con Cristo, y es nuestro sincero deseo que todos nuestros hermanos y hermanas lleguen a experimentar esta amistad también.

Gandhi reconoció que el mundo se transformaría si los cristianos sólo vivieran el evangelio con toda sinceridad.

Carisma:Como Felipe dijo en Juan 1:46 "Venga y vea por usted mismo" voy a seguir insistiendo que estudien el Carisma de nuestro Movimiento. Tengan en cuenta que Cristo, con el fin de llegar a la humanidad, no se convirtió en una estructura - se convirtió en un hombre, una persona, y vivió la vida como lo hacemos nosotros, en nuestras casas, calles, entornos.

Paz y bendiciones

Hasta el próximo mes, su amiga en Cristo
Yvonne

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Boletines del OMCC