Acerca de nosotros

Somos un grupo de cursillistas que vivimos en Canadá y queremos ser fieles al Carisma Fundacional del Movimiento. Carisma recibido por Eduardo Bonnín, fundador del mismo. Nuestro deseo es propagar el Carisma del Movimiento. De esta manera se podrá continuar con lo que Eduardo fundó. Evitando así las desviaciones, modificaciones o agregados que con buena intensión se hacen pero que se alejan de lo que son verdaderamente los Cursillos de Cristiandad.

Eduardo define así:

"El Cursillo de Cristiandad es un movimiento que, mediante un método propio, intenta, y por la gracia de Dios, trata de conseguir que las realidades esenciales de lo cristiano, se hagan vida en la singularidad, en la originalidad y en la creatividad de la persona, para que descubriendo sus potencialidades y aceptando sus limitaciones, vaya tomando interés en emplear su libertad para hacerlas convicción, voluntad para hacerlas decisión y firmeza para realizarlas con constancia en su cotidiano vivir personal y comunitario".

Nuestro objetivo

Nuestro objetivo es ir logrando que, por la gracia de Dios y las oraciones de muchos, haya cristianos verdaderos en todas las arterias vivas del humano existir, y que sin desgajarse de él, sepan adoptar una aptitud convencida y decidida que les ponga en disposición de ir descubriendo en sí mismos y desde sí mismos, en los demás y entre los demás, la trayectoria viva que lo cristiano vivo va avivando en ellos y en su entorno, al polarizarse, encarnarse, expresarse y comunicarse, a través de los que, en la arena de lo cotidiano, saben ser luz e impulso para los demás, con tanta naturalidad, que la multiplican y la contagian por su manera personal, radical y espontánea de realizarla desde la firme convicción y la plena libertad del que se siente hijo de Dios.

Hablar de libertad sin contar con la libertad interior de uno mismo, es olvidarse del último y decisivo eslabón con que termina y se conecta a la persona la cadena de libertades de cualquier clase o tipo que sea, que vaya consiguiendo. (Eduardo Bonnìn Aguiló)

martes, 5 de mayo de 2015

El Dirigente, martes 6 de mayo 2015.

 
Directorio

Ultreya

Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega
Arzobispo de la Arquidiocesis de Guadalajara

Sr. Cura J. Guadalupe Dueñas Gómez
Asistente Eclesiástico

Pbro. Manuel Salvador Díaz López
Vice Asistente Eclesiástico

José Luis Gutiérrez Gómez
Presidente

José Eliseo Godoy Acosta
Vicepresidente

Ma. Eugenia Íñiguez Ocampo
Secretaria

Juan Manuel Regalado Durán
Tesorero

José Luis González Arana
Vocal Escuela

Juan Manuel Regalado Durán
Vocal Precursillo

Margarita Ávalos López
Vocal Cursillo

José Héctor Pérez Muñoz
Vocal Poscursillo

Ma. de Jesús Dueñas Sánchez
Vocal de Relaciones Humanas

Ligas de Interés
 
OMCC
 
 
Cusillos México
 
 
Ediciones cuarto dia
 
 
 
amigos del carisma
 
Verdades en punta      
   

No hagas nada que no quieras que no vea Dios.

 
Papa con cursillos de cristiandad

      
El Mundo visto desde Roma
     

Los frutos de esta unión con Jesús son maravillosos.


CIUDAD DEL VATICANO, 03 de mayo de 2015 (Zenit.org)

 
«El evangelio de hoy nos presenta a Jesús durante la Última Cena en cuando sabe que la muerte está ya cerca. Ha llegado su hora. Por la última vez Él está con sus discípulos, y entonces quiere imprimir bien en su mente una verdad fundamental: también cuando Él no estará más físicamente en medio de ellos, los apóstoles podrán quedarse aún unidos a Él de un modo nuevo, y así traer mucho fruto. Y todos podemos estar unidos a Jesús en un modo nuevo. ¿Y cómo es este modo nuevo?

Por el contrario si uno perdiera la comunión con Él, se volvería estéril, o peor, dañino para la comunidad. ¿Cuál es el modo nuevo?
Y para expresar esta realidad, Jesús usa la imagen de la vid y de los sarmientos. Y dice así: "Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos". (Gv 15, 4-5).

Y con esta figura nos enseña cómo quedarnos en Él, aunque no esté físicamente presente. Jesús es la vid y a través de Él --como la linfa en el árbol-- hace llegar a los sarmientos el amor mismo de Dios, el Espíritu Santo. Es así: nosotros somos los sarmientos, y a través de esta parábola, Jesús nos quiere hacer entender la importancia de estar unidos con Él.

 
Los sarmientos no son autosuficientes, sino que dependen totalmente de la vid, en la cual se encuentra el manantial de la vida de ellos. Así es para nosotros los cristianos. Insertados con el bautismo en Cristo, hemos recibido de Él gratuitamente el don de la vida nueva y podemos quedarnos en comunión vital con Cristo.

Es necesario mantenerse fieles al bautismo y crecer en la intimidad con el Señor mediante la oración, la escucha y la docilidad a su palabra, la participación a los sacramentos, especialmente la eucaristía y la reconciliación.

 
Si uno está íntimamente unido a Jesús, se beneficia de los dones del Espíritu Santo que --como dice San Pablo-- son 'amor, alegría, paz, magnanimidad, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí'. (Gal 5,22). Y estos son los dones que nos vienen si permanecemos unidos a Jesús. Y como consecuencia una persona que así unida hace tanto bien al prójimo y a la sociedad, es una persona cristiana. De estas actitudes, de hecho se reconoce que uno es cristiano, como de los frutos se reconoce el árbol.

 
Los frutos de esta unión con Jesús son maravillosos: toda nuestra persona es transformada por la gracia del Espíritu: alma, inteligencia, voluntad, afectos, y también el cuerpo, porque nosotros somos una unidad de espíritu y cuerpo.

Recibimos un nuevo modo de ser, la vida de Cristo se vuelve también la nuestra: podemos pensar como Él, actuar como Él, ver el mundo y las cosas con los ojos de Jesús. Como consecuencia, podemos amar a nuestros hermanos, a partir de los más pobres y sufridores, como él lo ha hecho, y amarlos con su corazón y llevar así al mundo frutos de bondad, de caridad y de paz.

 
Cada uno de nosotros es un sarmiento de la única vid, y todos juntos estamos llamados a llevar los frutos de este pertenencia común a Cristo y a su Iglesia.

 
Confiémonos a la intercesión de la Virgen María, para que podamos ser sarmientos vivos en la Iglesia y dar testimonio de manera coherente de nuestra fe, coherencia de vida y de pensamiento, de vida y de fe; conscientes de que todos, de acuerdo a nuestra vocación particular, participamos a la única misión salvadora de Jesucristo, el Señor». 
Lectura Recomendada
 
Cristianos en rodaje
El mundo

Esta tragedia sube de punto y se hace pavorosa cuando uno piensa como suele actuar Dios. Recuerda ahora conmigo la multiplicación de los panes y de los peces. Primero una frase de Jesús, no exenta de sentido del humor.

-Hala, majos. Dadles de comer vosotros.

Y luego, el gran milagro, ubérrimo, a lo grande, a lo Dios.

Viene ahora lo pavoroso. Ese milagro se hizo porque unos hombres tenían hambre. ¿Pero como realizar milagros hoy, si nadie tiene hambre? ¿Cómo regalar el milagro si nadie espera nada? ¿Si nadie confía en Dios? ¿Si todos confiamos en los técnicos? ¿Si estamos aguardando que nos multipliquen los panes los sabios de Cabo Kennedy, de la Siberia o de Yokohama?

Es tremendo, pero así es.

 

Conquistaremos la Luna, y Marte, y los anillos de Saturno, y nos iremos a merendar solomillo de osa a la Estrella Polar. Pero a Dios no le conquistaremos. A Dios no se le conquista. Dios es inconquistable, porque Dios se da. Dios se entrega. Y solo se da y solo se entrega a los que tiene hambre de Él.

Inapetencia trágica la del mundo.

 

Inapetencia trágica la tuya si te contagias de este mal.


¡Cuantos cristianos hay, contagiados ya! No tenemos hambre de Dios. De frigoríficos, sí. De automóviles veloces, también. Y de chicas guapas y complacientes, también, también, también. Un raquitismo tremendo, una anemia perniciosa de fe y de esperanza divinas acompañan hoy a una saturación, a un hartazgo de fe humana. Esa fe que crea en el poder de los sabios alemanes, pero no en el Dios que fabricó el universo. Esa esperanza que confía en la ONU, pero no en la Santísima Trinidad reunida en sesión eterna. Esa fe y esa esperanza del mundo que podrán dar comodidades a nuestros hijos, pero que jamás les podrán dar un grado de calor a su corazón.

El mundo se enfría porque no tiene fe. El mundo gime de dolor porque no tiene esperanza. El mundo es una gusanera de odios porque no tiene caridad. Estos tres son los males del mundo. Debería tener hambre de tigre de esas virtudes. Y una caquexia mortal pende amenazadora sobre su tremenda falta de apetito.

En el evangelio vemos que la fe, la esperanza y la caridad son regalos. No los venden ni los fabrican. Los dan. Y no los dan  los americanos ni los rusos. Los da Dios. Los da. Clávate eso. Y solo los da a los que tienen hambre.

¿Tienes hambre tú?

Piénsalo seriamente. ¿Qué es lo que tú esperas de Dios? ¡Cuántos cristianos, si fueran sinceros, tendrían que responder que de Dios no esperan nada!


No seas tu de esos. No te identifiques con el mundo hasta ese punto. No seas reo del pavoroso pecado. Es pecado de los tiempos actuales. Y es pecado sinuoso, que va impregnando las conciencias insensiblemente, poco a poco. Cuando uno se da cuenta ya está metido en esa avalancha humana, soñando con los juguetes lindos que se va a comprar un día de estos en Tánger o en Andorra, si puede ser burlando a los de Aduana.


Te lo voy a repetir, y pasamos a otra cosa:

"Tu peor pecado sería esperar algo de todo el mundo, menos de Dios".

Piénsalo, y que te aproveche.
Extracto del libro
Cristianos en Rodaje
Valentín Galindo
Ediciones 4° Día
La palabra del Domingo
 

Domingo V de Pascua,  
Juan 15, 9-17
Estas frases de San Juan, que constan de pocas palabras y que sugieren profundidades teológicas que nos transportan a las entrañas del ser de Dios, nos pueden parecer abstractas y de difícil comprensión.
  • Cuando hablamos del cumplimiento de los mandamientos, pensamos, en primer lugar, en la práctica de los diez preceptos que, según la tradición judeo - cristiana, fueron entregados a Moisés en la cima de un monte. Estos diez mandamientos son una síntesis sapientísima de los principios que deben regir nuestras relaciones con Dios, con la familia y con la comunidad. En ellos se nos pide respetar los valores esenciales de la convivencia.
  • El cumplimiento de los mandamientos se refiere, en segundo lugar, al respeto de las orientaciones que la Iglesia nos traza en temas doctrinales y morales. Debemos recordar que no somos caminantes solitarios hacia la casa del Padre, sino que lo hacemos como comunidad creyente; esta dimensión comunitaria con frecuencia queda eclipsada por el individualismo de nuestro tiempo.
  • El cumplimiento de los mandamientos se refiere, en tercer lugar, a la participación en todo aquello que promueve el bien común. Tenemos la obligación de contribuir a la buena marcha de la sociedad; en concreto, esto exige que paguemos los impuestos, que respetemos las leyes, que participemos en la toma de decisiones.
En este evangelio de hoy hay unas frases maravillosas que transformaron  la forma como las tradiciones religiosas interpretaban las relaciones entre el orden divino y la esfera de lo humano:
  • El texto dice: "en adelante, ya no los llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; desde ahora los llamo amigos, porque les he dado a conocer lo que he oído a mi Padre".
  • Cuando uno lee con atención la historia de las religiones, descubre que para muchas de ellas, las relaciones entre los dos órdenes, el divino y el humano, eran bastante complicadas.
  • Los numerosos dioses representados por estas religiones urdían intrigas, luchaban por el poder, vivían turbulentos dramas pasionales, sentían celos de los seres humanos a quienes engañaban, querían manipular su suerte... Este era un común denominador de las cosmogonías antiguas.
  • Pues bien, la tradición judeo - cristiana es completamente diferente; Jesús quiere llevar a su plenitud la relación privilegiada que Yahvé estableció con el pueblo de Israel mediante la alianza. La frase "ya no los llamo siervos sino amigos" debió parecer absurda a quienes habían sido educados dentro de las tradiciones del paganismo.
Ser amigo es sinónimo de confianza, comunicación fácil, afecto, compañía. Todo esto nos lo ofrece Jesús al elegirnos como sus amigos.
Noticias del Secretariado 


Objetivo del MCC en el sexto plan pastoral
 
"Impulsar la nueva evangelización a través del encuentro con Jesús, mediante el anuncio del kerigma a los hombres y mujeres líderes de las estructuras y ambientes de la diócesis de Guadalajara para que vayan y fermenten de evangelio sus comunidades, con una formación integral permanente de sus dirigentes, y el movimiento de cursillos de cristiandad en cristo tenga vida".                             

 
Con gran alegría y gozo nos encontramos al participar en una semana intensa de actividades realizadas y en donde se manifiesta la gran cantidad de acciones que los dirigentes de Cursillos participan para gloria de Dios.

 
Cada día se acerca más la ultreya diocesana de Tala Jalisco, con un programa muy completo que considera todo lo fundamental que debe de contener la misma. Tala y sus cursillistas nos esperan con mucho entusiasmo el próximo domingo 17 de mayo, mes de la gran reunión de cursillistas, mes de la Ultreya Diocesana en la Ciudad de Tala Jalisco. Prepárate,  agendalo y por ningún motivo vayas a faltar, porque si tu no vas, estaremos incompletos. Desde aquí un afectuoso saludo a todos quienes con su esfuerzo y trabajo harán una realidad el éxito y cercanía con Dios, en este magno evento.

 
De igual manera, es una gran alegría el constatar con el testimonio de quienes vivieron su Cursillo y que lo manifestaron en su clausura,  el que Cristo es la solución de  toda nuestra problemática y la del mundo entero y que sin El, nada se puede hacer. Felicitamos a todos y a todas las que hicieron posibles con su trabajo, esfuerzo, tiempo y su oración para que el cursillo 558 para varones diera los frutos y sus 42 nuevos cursillistas se encontraran con el Señor. Felicidades amigos cursillistas del 558, y a todos los esperamos en la ultreya de presentación el próximo miércoles 6 de mayo . 

 
Te invitamos para que ahora si cubras tus boletos para la rifa de autos que la Comisión Ejecutiva Nacional del MCC, es urgente su pago y nuestra casa de cursillos se habrá de verse beneficiada con recursos, producto de nuestra participación.

 
Desde este foro y con una gran alegría felicitamos a todas las mamas de nuestro movimiento de cursillos en su día. Que Dios las bendiga y nos las conserve por muchos, muchos años.

 
"Cristo tenía que morir y resucitar de entre los muertos, para entrar así en su gloria, aleluya."


FELICIDADES A QUIÉNES CELEBRAN SU CUMPLEAÑOS:
9.- Sergio Arrangoiz Morán
11.- Pbro. Nabor Hernández López (Aniv. De Ordenación Sacerdotal)
11.- Pbro. Felipe Larios Velasco
11.- Pbro. Juan Carlos Vargas Hernández (Aniv. De Ordenación Sacerdotal).


Intensifica tu oración por nuestros enfermos:
Roberto Vargas Díaz
Julia Amaral de Avila
Marcos Alejandro (Sobrino de Carlos y Leticia Ramírez Jardón)
Julio Silva Martínez
Eleno García Pérez (Hno. De Manuel García)
Guillermina Ramírez Fernández (Hna. De Socorrito)
Michel Viridiana Palomino V.
Gabriela García V.
Juan Paulo Ramírez Ortíz
Isabel Cristina y Ma. Eugenia (Hnas. De Pedrito Aguilar)
Celina Amaral C.
Jesús Abundis (Papá de Mago)
Cuñado de Arturo Terán
Carlos Orozco Mejía
Memo Mata
Adriana Shelly
Lolita García
Wendoline Lobato Bobadilla
Maribel Ramírez Luévanos
Rodolfo Varo Padilla
Samuel Aguas Fregoso (Hno. De Rogelio Aguas)
Norma Irene Orozco de Cámara
Sra. Valentina Buenrostro
Ricardo González Castellanos
Familia Castellanos González
Familia Castellanos Magaña
Andrea Camila Galván Torres
Eva Morán De la Torre
Thedy Aida Velasco Hernández
Margarita Calderón Ponce de León
Padre Ricardo de Santo Niño de Atocha

Si deseas que se pida por algún familiar o conocido enfermo, favor de acudir a nuestro Secretariado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Boletines del OMCC