Acerca de nosotros

Somos un grupo de cursillistas que vivimos en Canadá y queremos ser fieles al Carisma Fundacional del Movimiento. Carisma recibido por Eduardo Bonnín, fundador del mismo. Nuestro deseo es propagar el Carisma del Movimiento. De esta manera se podrá continuar con lo que Eduardo fundó. Evitando así las desviaciones, modificaciones o agregados que con buena intensión se hacen pero que se alejan de lo que son verdaderamente los Cursillos de Cristiandad.

Eduardo define así:

"El Cursillo de Cristiandad es un movimiento que, mediante un método propio, intenta, y por la gracia de Dios, trata de conseguir que las realidades esenciales de lo cristiano, se hagan vida en la singularidad, en la originalidad y en la creatividad de la persona, para que descubriendo sus potencialidades y aceptando sus limitaciones, vaya tomando interés en emplear su libertad para hacerlas convicción, voluntad para hacerlas decisión y firmeza para realizarlas con constancia en su cotidiano vivir personal y comunitario".

Nuestro objetivo

Nuestro objetivo es ir logrando que, por la gracia de Dios y las oraciones de muchos, haya cristianos verdaderos en todas las arterias vivas del humano existir, y que sin desgajarse de él, sepan adoptar una aptitud convencida y decidida que les ponga en disposición de ir descubriendo en sí mismos y desde sí mismos, en los demás y entre los demás, la trayectoria viva que lo cristiano vivo va avivando en ellos y en su entorno, al polarizarse, encarnarse, expresarse y comunicarse, a través de los que, en la arena de lo cotidiano, saben ser luz e impulso para los demás, con tanta naturalidad, que la multiplican y la contagian por su manera personal, radical y espontánea de realizarla desde la firme convicción y la plena libertad del que se siente hijo de Dios.

Hablar de libertad sin contar con la libertad interior de uno mismo, es olvidarse del último y decisivo eslabón con que termina y se conecta a la persona la cadena de libertades de cualquier clase o tipo que sea, que vaya consiguiendo. (Eduardo Bonnìn Aguiló)

domingo, 29 de abril de 2012

MOMENTAZO ... Padova

Palma de Mallorca, 25 de Abril de 2012
Festividad de San Marcos

Estimados amigos:
El domingo pasado, día 22, estuve en Padova (Italia).
La Comunidad Cursillista celebran una fiesta cada año, por la sola razón de encontrarse y convivir juntos una jornada.
Este año fue bautizada con el título de “CONVERSAZIONI SULL’AMICIZIA”.
Y me invitaron para que estuviera junto a ellos.
¡Qué maravilla! ¡Qué momentazo cercano a Cristo!
No puedo creer que el Señor Jesús me quiera tanto para hacerme estos regalos. Ni siquiera lo entiendo a pesar de que sé cierto que la invitación la recibo no por méritos propios, ¡pobre de mí!, sino por la intervención de Eduardo.
Amigos, no podré vivir suficientes días para agradeceros tanto como me dais.
Pero estad seguros que es un honor para mí poder convivir con vosotros.
Fue una fiesta divertida, alegre y … muy profunda. Como una “escuela” de sabiduría y conocimiento de los caminos del Señor.
Primero nos habló, de forma extraordinaria, D. Giusseppe Alemanno, sacerdote en Lecha (Albania), sobre “La chiesa: Comunitá Evangelizzante”. La “inmersión” de Jesús en lo concreto de la vida y la necesidad de que sus apóstoles, los de hoy, o sea nosotros, continuemos su estilo de vida, abriendo las ventanas y los ojos y ver y tocar la vida concreta de los demás, especialmente de los que sufren. “Como yo he hecho, hacedlo vosotros. Id y anunciad la Buena Nueva a todos”.
No menos extraordinario fueron las intervenciones del profesor Michele Visentim, dirigente de Padova, con el tema “Empatia e relazioni” y del Ingeniero Gianluigi Genovese con el tema “Il senso Della vita”.
Cuánta profundidad en cosas tan sencillas.
A mí me dijeron que hablara del “Metro cuadrado”. El título me es fascinante, como Apostolado de Cursillos. No es invento personal, porque hace ya muchos años se habló del metro cuadrado. De lo que sí puedo alegrarme es de haberlo extendido y aclamado y adornado. Como siempre hicimos referencia a ser testimonio del Amor de Dios en cualquier lugar en el que nos encontremos. Para ello, es necesario que la vela que somos, porque el Señor así nos hizo, esté encendida. Si la vela que paseamos sobre nuestro metro cuadrado, en el que nos movemos por los lugares de todos los ambientes, si esa vela está encendida tiene dos funciones: una personal, o sea, la certeza de que yo vivo en gracia, esto es, que vivo “De Colores”. La segunda función es social, o sea, que, si la vela está encendida, puede dar luz a cualquier persona que pase al lado de nuestro metro cuadrado y, si quien pasa a nuestro lado, lleva su vela encendida, los dos daremos mas resplandor del Amor de Dios a los demás.

He querido referirte esta maravilla, para hacerte partícipe de este ¡Momentazo! en el que te tuve presente, porque te llevo en mi corazón.

Arsenio
Siempre … DE COLORES
Eduardo, ruega al Padre por nosotros

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Boletines del OMCC