Acerca de nosotros

Somos un grupo de cursillistas que vivimos en Canadá y queremos ser fieles al Carisma Fundacional del Movimiento. Carisma recibido por Eduardo Bonnín, fundador del mismo. Nuestro deseo es propagar el Carisma del Movimiento. De esta manera se podrá continuar con lo que Eduardo fundó. Evitando así las desviaciones, modificaciones o agregados que con buena intensión se hacen pero que se alejan de lo que son verdaderamente los Cursillos de Cristiandad.

Eduardo define así:

"El Cursillo de Cristiandad es un movimiento que, mediante un método propio, intenta, y por la gracia de Dios, trata de conseguir que las realidades esenciales de lo cristiano, se hagan vida en la singularidad, en la originalidad y en la creatividad de la persona, para que descubriendo sus potencialidades y aceptando sus limitaciones, vaya tomando interés en emplear su libertad para hacerlas convicción, voluntad para hacerlas decisión y firmeza para realizarlas con constancia en su cotidiano vivir personal y comunitario".

Nuestro objetivo

Nuestro objetivo es ir logrando que, por la gracia de Dios y las oraciones de muchos, haya cristianos verdaderos en todas las arterias vivas del humano existir, y que sin desgajarse de él, sepan adoptar una aptitud convencida y decidida que les ponga en disposición de ir descubriendo en sí mismos y desde sí mismos, en los demás y entre los demás, la trayectoria viva que lo cristiano vivo va avivando en ellos y en su entorno, al polarizarse, encarnarse, expresarse y comunicarse, a través de los que, en la arena de lo cotidiano, saben ser luz e impulso para los demás, con tanta naturalidad, que la multiplican y la contagian por su manera personal, radical y espontánea de realizarla desde la firme convicción y la plena libertad del que se siente hijo de Dios.

Hablar de libertad sin contar con la libertad interior de uno mismo, es olvidarse del último y decisivo eslabón con que termina y se conecta a la persona la cadena de libertades de cualquier clase o tipo que sea, que vaya consiguiendo. (Eduardo Bonnìn Aguiló)

sábado, 28 de abril de 2012

Lecciones de los gansos

1. Lecciones de Los Gansos: Un Recordatorio
"Hay diferentes maneras de servir, pero todas por encargo de un mismo Señor. Y hay diferentes manifestaciones de poder, pero es un mismo Dios que con su poder lo hace todo en todos. Dios da a cada uno alguna prueba de la presencia del Espíritu para provecho de todos."1

Fascinado por la conducta de los gansos volando, el Dr. Robert McNeish, escribió "Lecciones de los gansos" para un sermón en su Iglesia en 1972. Demostrando el poder de una buena idea, su ensayo se propago y se ha convertido en una declaración clásica del trabajo en equipo.

Hecho: A como cada ganso aletea, se crea un levantamiento para los gansos que vienen detrás. Volando en una formación de "V" se logra un 71 por ciento más de alcance de vuelo que si cada ganso volara solo.

Lección: Las personas que comparten una dirección común y un sentir de comunidad pueden llegar a donde van más rápidas y más fáciles porque están viajando en el empuje de los unos de los otros.

Hecho: Cuando el líder de los gansos se cansa, se mueve hacia atrás y otro ganso vuela hacia la posición de líder.

Lección: Vale la pena tomar turnos haciendo los trabajos difíciles y de liderazgo. Como con los gansos, las personas son interdependientes de las habilidades, capacidades, y arreglos únicos de dones y recursos los unos de los otros.

Hecho: Los gansos volando en formación hacen un graznido para animar a los que van al frente para que mantengan la velocidad.

Lección: Debemos de asegurarnos que nuestros "graznidos "animen. En grupos donde se animan mutuamente, la producción es mucho mayor. El poder en animar (estar firmes en nuestros valores y animar los valores de los demás) es la calidad de graznido que buscamos.

Hecho: Cuando un ganso se enferma, se lastima, o lo derriban, otros dos gansos se salen de formación y siguen al ganso herido para ayudarlo y protegerlo. Se quedan con él hasta que muere o pueda volver a volar. Luego se lanzan con otra formación o alcanzan la de ellos.

Lección: Si tan siquiera razonáramos como los gansos, nos apoyaríamos mutuamente en las dificultades al igual que cuando estamos fuertes.

Hecho: Cuando un ganso se sale de formación, repentinamente siente el arrastre o resistencia del aire al volar solo. Y rápidamente se vuelve a meter en formación para tomar ventaja del poder levantador que lleva el ganso enfrente de el.

Lección: Si tan siquiera tuviéramos tanto razonamiento como los gansos nos quedaríamos en formación con los que van en dirección a donde nosotros queremos ir. Estaríamos dispuestos a aceptar su ayuda y darla también.2

Oración sugerida: "Querido Dios, por favor ayúdame a conocer los dones que tú me has dado, a desarrollarlos, y usarlos para trabajar en armonía con los demás para ayudar con el trabajo de tu Iglesia aquí en la tierra. Gracias por escuchar y contestar mi oración. Te agradezco. En el nombre de Jesús, amen."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Boletines del OMCC